El viernes llegó una nueva pluma para la colección. Me gusta escribir a mano y me gusta la fotografía macro, así que con las estilográficas puedo combinar estos dos mundos.

Iluminar superficies metálicas es más complejo que otras no reflectantes.

He recurrido a un flash único que reboté en cartulinas blancas y negras hasta dar con el volumen que buscaba. Pequeñas variaciones en la posición de algún elemento supone bastante diferencia en el resultado final. Buscaba resaltar con la luz las letras que lleva el lateral y la ornamentación del costado.

La superficie era tan brillante que tuve que apagar todas las luces para evitar que se reflejasen en el plumín.

Nikon D800 con MicroNikkor 105 mm 1:2.8 a f/11 y 1/60. Anillos de extensión. Ajuste final con máscaras de luminosidad y enfoque para enfatizar la textura del grabado.

Otras entradas en mi blog: